Inicio Jesús El verdadero significado de la Semana Santa

El verdadero significado de la Semana Santa

COMPARTIR

Conocida también como la Semana Mayor, es un período de siete días que inicia con el denominado domingo de ramos, donde los cristianos recordamos la entrada de Jesús a Jerusalén. La Semana Santa termina el domingo de resurrección, conmemorando el triunfo de la vida sobre la muerte de nuestro Señor Jesucristo.

La Semana Santa inicia cuando terminan los cuarenta días de Jesús en el desierto y no tiene una fecha fija, cada año se celebra en días diferentes, pero generalmente está entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

La Semana Santa suele ser el primer domingo después de la primera luna llena que se produce en o después del día del equinoccio de primavera, por ello cambian las fechas cada año.

La Semana Santa conmemora el objetivo principal de Dios, redimir los pecados de la humanidad entregando la vida de su hijo Jesucristo. Esto se logró cuando Jesús murió en la cruz tomando el lugar del pecador.

Los Evangelios detallan la entrada de Jesús en Jerusalén, las acusaciones, el arresto, el juzgamiento, la condenación a muerte, la resurrección y la ascensión de Jesús al Reino de Dios. Esto se puede confirmar en Mateo 21:1-11, Lucas 22 y 23, Mateo 26 y 27, Hechos 1:1-11.

Para muchos es difícil creer estas afirmaciones, sobre todo la ascensión gloriosa de Jesús al Cielo. La Biblia nos narra sobre cientos de testigos que verifican su crucifixión, resurrección y elevación. Ninguno de estos testigos han dicho lo contrario a lo largo de sus vidas, nadie ha podido desmentir estos hechos, ni siquiera los científicos. Lo que han tratado de hacer es tergiversar lo ocurrido, inventándose que Jesús solo fue un revolucionario y un loco que murió haciéndose pasar por el Hijo de Dios; que Jesús no murió en la Cruz, sino que se mantuvo con vida algunos días mientras era atendido por José de Arimatea y otras personas para calmar sus heridas y luego hacerles creer a sus seguidores que resucitó; y, en fin, una serie de mentiras más, buscando que las nuevas generaciones olviden la verdad.

Pero absolutamente nadie ha podido desmentir el hecho de que Jesús estuvo en la tierra como humano, entregó su vida y fue crucificado, aunque quieran falsear su resurrección y ascensión.

En todo caso la verdad de que Jesús es el hijo de Dios, no está en discusión, lo que sí queremos transmitir, es el hecho de que no solo debemos recordar quién es Jesucristo en épocas como la Semana Santa o Navidad, sino todo el tiempo. Un verdadero cristiano debe vivir a Cristo todos los días, obedecer sus mandamientos cada momento, orar sin cesar, como Él mismo nos pidió, hablar de Jesús a quienes lo necesitan, difundir su Palabra, emitir su mensaje siempre; uno de las mejores formas de transmitir esto es con nuestro ejemplo, con nuestro testimonio, de esta manera podemos llegar incluso a quienes son renuentes a escuchar sobre Dios.

Dicen que la Semana Santa es el tiempo propicio para dedicarse a la oración y la reflexión de todo lo malo que hemos hecho hasta el momento, pero ¿por qué solo arrepentirnos o meditar en esta época? ¿Por qué solo en Semana Santa?

Debemos recordar que conociendo a Dios, es cuando podemos comprender el verdadero significado de la Semana Santa y de lo que representa Jesús en nuestras vidas, que no solo es en estos días o en Navidad, sino todo el tiempo; que no solo es cada domingo en la iglesia, sino todo el tiempo, que nuestra vida se la vive mejor con Cristo que lejos de Él.

El conocimiento de Jesús está en sus Sagradas Escrituras, no la religión, la religiosidad es el peor de los errores. Precisamente en esta época se cumplen varias tradiciones como parte de la religión, que incluso nada tienen que ver con lo Jesús nos pide que hagamos.

  • La religión te dice que camines en una procesión, Jesús te pide que camines con Él.
  • La religión te dice que te abstengan de ciertos alimentos, Jesús te pide que Bendigas los alimentos.
  • La religión te dice que te sacrifiques cargando una cruz de madera, vistiéndote de cucurucho, azotándote en la representación del camino al calvario. Jesús te pide que no lo hagas, porque él ya lo hizo por ti.
  • La religión te pide que escuches y cumplas rituales, Jesús te pide que escuches y pongas en práctica su Palabra.

Hay una enorme diferencia entre la religión y Jesús, por ello si aún están caminando con la religión, es momento de tomar la mejor decisión de tu vida, caminar con Jesús.

La resurrección de Jesús es nuestra victoria porque Él venció a la muerte, para darnos vida.

Comenta esto con tus amigos