Inicio Noticias Isaías 35 se cumple en desierto de Aravá

Isaías 35 se cumple en desierto de Aravá

COMPARTIR

El profeta Isaías es considerado como uno de los mayores profetas de la Biblia. Su nombre significa “YHWH (el Eterno)” que también quiere decir salvación. Vivió en Jerusalén y sus profecías están principalmente enfocadas en Israel, Judá y otras naciones. Ahora una de las profecías de Isaías se está cumpliendo, según israelíes.

La situación que se vive hoy en día en el valle de Aravá es el cumplimiento de una antigua profecía de Isaías.

Isaías 35

La alegría de los redimidos

1 Se alegrarán el desierto y el sequedal; se regocijará el desierto y florecerá como el azafrán.
2 Florecerá y se regocijará:¡gritará de alegría! Se le dará la gloria del Líbano, y el esplendor del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios.

En la región de la Aravá, en el sur del desierto de Negev, cerca del Mar Muerto, llueve apenas 25 mililitros de agua por año, en promedio.

En el desierto, la temperatura llega a casi 50 grados en verano. Sin embargo, es responsable del 60% de la producción de hortalizas y frutas frescas producidas en Israel.

Cerca de 30 años, el Fondo Nacional Judío (KKL en hebreo) ha estado invirtiendo en proyectos de reforestación en la región. “Conseguimos poca lluvia para la producción agrícola que, en otros lugares, simplemente no puede suceder.

Gracias al KKL, utilizamos la creatividad en la gestión del agua, debido a que usamos cada gota que cae”, dijo Samantha Levy, una joven empleada del Consejo Regional de Aravá Central.

Para ella, la comunidad agrícola existente allí no prosperó porque hace 50 años los judíos recién llegados a Israel acordaron establecerse en el desierto. “Lo que ellos no consiguieron en agricultura, para Israel cambió, dándole una lección al mundo”, subraya.

De acuerdo con la Agencia de Noticias de Israel en Aravá existe entre 7000 y 8000 agricultores procedentes de diferentes países. Ellos usaban sistemas de riego tradicionales, a veces cuando no había agua, no tenían nada para comer. Por lo tanto, aceptaron la ayuda de científicos vinculados al KKL.

Tienen un centro de biotecnología que, constantemente está estudiando la manera de producir, incluso en condiciones climáticas extremas. Hasta hace pocos años, era imposible creer que esto sería posible. Los proyectos desarrollados han atraído personas de todo el mundo que han estado investigando cómo es esto posible.

“Lo que hacemos aquí es relevante para el mundo. Es una manera de lograr la máxima producción mediante el uso eficiente de los recursos. Aravá es una prueba de que lo imposible es posible”, dice Levy. “Después de todo, estamos en la región más periférica y aislada de Israel, en el borde de la frontera con Jordania”.

Con información de Noticia Cristiana

Comenta esto con tus amigos