Inicio Jesús Siete cosas que debes hacer en esta vida

Siete cosas que debes hacer en esta vida

COMPARTIR

Uno de los dilemas de todo hombre y toda mujer es no saber a ciencia cierta qué debemos hacer con nuestra vida y no me refiero precisamente a las actividades cotidianas, como estudiar, trabajar, enamorarse, tener una familia y así hasta que nos llegue la hora, porque eso en gran medida viene a convertirse en una rutina que a la larga produce tedio cotidiano, sino lo sabemos manejar y combinar con cosas mucho más importantes.

Por ello te vamos a compartir algunas acciones que debemos hacer para sentirnos a gusto en la tierra, algunas de ellas basadas en los mandamientos de nuestro Dios, en las enseñanazas de Jesús.

Siete cosas que debes hacer en esta vida

1.- Amar a los enemigos y orar por ellos

Sí, lo sabemos, es totalmente difícil hacerlo, más aún cuando nos ha pasado a nosotros mismo, si alguien nos hace un daño terrible se vuelve complicado perdonarlo y más todavía orar por esa persona; pero, siempre será mejor tomar esa acción, primero perdonar, luego orar, te darás cuenta que te sientes mucho mejor al hacerlo que si mantienes tu odio. Estamos seguros que no es fácil, pero tampoco imposible y si queremos estar en paz con los demás, pues qué esperas, ora por tus enemigos y ámalos.

Mateo 5:44

44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

2.- Andar por fe y no por vista

Si creemos realmente en Dios, por qué dudamos de todo lo que Él nos dice. En muchas ocasiones le creemos más a un pastor que solo hace shows para atraer más visitas a su templo, o le creemos más a quien se dice es el “representante de Dios en la tierra” y no creemos en la verdadera palabra de Dios que está en las Sagradas Escrituras.

Cuando nosotros empezamos a escudriñar las Escrituras, en otras palabras, cuando nosotros leemos a conciencia La Biblia, empezamos a tener Fe en la Palabra de Dios y no esperamos más pruebas y mucho menos observar su presencia para por fin creer.

Cuán importante es tener esa fe en las promesas de Dios, cuán valioso orar con fe cuando anhelamos que nos cumpla algún requerimiento sea de salud, de protección o de negocios incluso; sin fe, no tenemos ninguna esperanza de finalmente mirarlo cara a cara y decirle que hemos confiado en Él ciegamente. La fe es la única manera de no dudar que estaremos con Él tarde o temprano.

Juan 20:29

29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

3.- Amar a Dios soportando la tentación

Sabemos que en toda nuestra vida tenemos infinidad de tentaciones en todo sentido, desde pequeños no soportamos cuando alguien nos quita nuestro juguete, en la adolescencia no resistimos cuando no nos dejan salir a una fiesta, dejamos que la tentación nos gane cuando alguien más nos mira mientras estamos comprometidos, no dominamos el coraje cuando alguien nos insulta, no aguantamos las ganas de tomar algo que no nos pertenece, en fin.

La tentación es inmensa, pero debemos ser fieles a nuestros principios y sobre todo a las enseñanzas de Jesús, así demostramos amor por nuestro Creador y las cosas en nuestra vida marcharán de manera óptima.

Santiago 1:12

Soportando las pruebas

12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

4.- Servirnos unos a otros mediante el amor

Nada más gratificante que el servicio a Dios y a los demás. La solidaridad debe ponerse de manifiesto en todo momento de nuestras vidas para con los demás, empezando por casa, luego con nuestros vecinos, con los amigos, con la sociedad en general. Si alguien necesita un favor de cualquier naturaleza y si nosotros estamos en la posibilidad de hacerlo, pues hagámoslo con gusto, sin esperar nada a cambio; pero siempre ese favor será recompensado por las mismas personas que recibieron el beneficio o por alguien más, Dios es fiel en todo momento.

Gálatas 5:13

13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

5.- Compartir el Evangelio con los perdidos

Uno de los grandes mandamientos de Jesús es la Gran Comisión, la cual significa que debemos difundir su Palabra por todo el mundo y por cualquier medio. No podemos hacer caso omiso a este pedido de nuestro amado Padre, porque su verdad debe conocerse en todos los confines de la tierra. No fallemos en esta encomienda.

Mateo 28:19-20

19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

6.- Hacer tesoros en el cielo

Cuando nosotros empezamos a valorar las cosas materiales, cuando nos volcamos a gastar nuestro dinero por ejemplo en ropa, joyas, viajes y miles de objetos que a la postre son innecesarios y que solo crece nuestro ego, es cuando empezamos a adorar lo terrenal y poco a poco nos olvidamos de lo más importante, la vida eterna junto a Dios.

Sin duda alguna lo espiritual a través del conocimiento de Dios y no de la religión, es uno de los puntos fundamentales para tener una vida digna, con ello sabremos enfrentar dificultades y superar problemas que sin esta premisa, nos derrumbamos.

Mateo 6:19-20

Tesoros en el cielo

19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;

20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.

7.- Ejercer los dones espirituales

Nuestro Creador puso en cada uno de nosotros dones muy importantes para el convivir diario, por ello debemos descubrir cuál es nuestro don y usarlo de la mejor manera, trabajando como si lo hiciéramos para Dios.

Romanos 12:6-8

6 Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado. Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción con su fe

7 si es el de prestar un servicio, que lo preste; si es el de enseñar, que enseñe;

8 si es el de animar a otros, que los anime; si es el de socorrer a los necesitados, que dé con generosidad; si es el de dirigir, que dirija con esmero; si es el de mostrar compasión, que lo haga con alegría.

Ahora ya sabes qué hacer en la vida, para no experimentar la rutina y el tedio cotidiano, estas cosas vivificarán tu alma y tendrás armonía en todas tus acciones.

Con información de Nuestro Pan Diario edición 2012. Pg: 7 de febrero

Comenta esto con tus amigos