Inicio Jesús ¿Son los desastres naturales señales de Dios?

¿Son los desastres naturales señales de Dios?

COMPARTIR

Los desastres naturales son hechos totalmente desequilibrantes para las personas. Sin un previo aviso de pronto se levantan los suelos, se caen los edificios, se doblan estructuras, miles de muertos, heridos, desesperanza y destrucción.

Estos eventos le cambian la vida radicalmente a muchas personas que logran sobrevivir a una tragedia. Por ello, los últimos acontecimientos fatales están alarmando a millones en el mundo y ya se habla de las señales del fin.

Antes de profundizar con este análisis repasemos los acontecimientos que se ha suscitado en cuanto a desastres naturales, vamos a presentar cifras sólo de terremotos acaecidos desde 1900.

Los terremotos más devastadores desde 1900

– Enero de 1906: Terremoto 8,8 grados Richter en Colombia y Ecuador, 1.000 muertos.

– Agosto de 1950: Terremoto 8,6 grados Richter en Assam, India, 1.526 muertos.

– Noviembre de 1952: Terremoto 9,0 grados Richter en Kamchatka, Rusia, no hubo víctimas.

– Marzo de 1957: Terremoto 8,6 grados Richter en Alaska, Estados Unidos, no hubo muertos.

– Mayo de 1960: Terremoto 9,5 grados Richter en Chile, 1.655 muertos.

– Marzo de 1964: Terremoto 9,2 grados Richter en Alaska, Estados Unidos, 125 muertos.

– Febrero de 1965: Terremoto 8,7 grados Richter en Alaska, Estados Unidos sin víctimas.

– Diciembre de 2004: Terremoto 9,1 grados Richter en Sumatra, Indonesia, que desató un tsunami, aproximadamente 230.000 muertos.

– Marzo de 2005: Terremoto 8,6 grados Richter en Sumatra, Indonesia, 1.313 muertos.

– 12 enero 2010: Terremoto de 7 grados en Haití, 316 mil muertos, 1,6 millones de personas sin hogar y miles de heridos.

– 27 febrero 2010: Terremoto de 8,8 grados en Chile, seguido de un tsunami que devastó las costas chilenas, 526 muertos.

– 14 abril 2010: Quinghai (China), sismo de 7,1 grados en la escala de Richter. Dos mil 700 muertos.

– 26 octubre 2010, Isla de Sumatra (Indonesia): Terremoto de 7,5 grados y el posterior tsunami, 454 muertos y 88 desaparecidos.

– 22 febrero 2011, Christchurch (Nueva Zelanda): Sismo de 6,3 grados, 185 personas murieron.

– 11 marzo 2011, Japón: 15 mil 880 muertos y dos mil 698 desaparecidos tras el sacudón de 9 grados y el tsunami subsiguiente, que a la vez afectó la central nuclear de Fukushima.

– 24 marzo 2011, Birmania: 130 muertos causó un sismo de 6,8 grados en la escala de Ritcher.

– 18 septiembre 2011, India y Nepal: Un terremoto de 6,8 grados causó 106 muertos.

– 23 octubre 2011, Turquía: Terremoto de 7,2 grados, 604 muertos.

– 11/14 agosto 2012, Azerbaiyán Oriental: 306 muertos, terremotos de 6,2 y 6 grados, más de dos mil heridos.

– 11 de abril 2012, Isla Indonesia de Sumatra: Sismo de 8,6, más de 32 muertos y 32 heridos y produjo una alerta de tsunami en todo el océano Índico.

-20 abril 2014, Provincia de Sichuan (China): Más de 200 muertos, terremoto de 7 grados, 12 mil heridos y miles de damnificados.

– 24 septiembre 2014, Provincia de Baluchistán (Pakistán): Sismo de 7,7 grados, 375 muertos, aunque testigos del mismo afirmaron en ese entonces que la cifra sobrepasaba el millar.

– 15 octubre 2014, Filipinas: Terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter, 222 muertos.

– 3 agosto 2014, Provincia de Yunnan (China): 615 muertos, sismo de 6,5 grados.

– 25 de abril de 2015, Nepal: Terremoto de 7,9 en la escala de richter, más de ocho mil muertos.

– 16 de septiembre, Chile: Sismo de 8,4 sacudió al país suramericano y ocasionó 15 muertos.

– 16 de abril de 2016, Ecuador: Movimiento telúrico de 7,6 grados. Tuvo como epicentro la provincia de Manabí (suroeste de Ecuador) también fue percibido en el norte de Perú, México y Colombia. Más de 671 muertos.

– 24 de agosto de 2016, Italia, localidad de Amatrice, provincia de Riete: Terremoto de magnitud 6,2 dejando un saldo preliminar de 38 personas muertas y un centenar de desaparecidos.

¿Son los desastres naturales señales de Dios?

Al rededor del mundo existe alarma en cuanto a las decenas de desastres naturales que han acontecido en estos últimos años, no solo terremotos, sino tornados, huracanes, tsunamis, tifones, avalanchas e incluso las mismas guerras en ciertos países de medio oriente.

¿Qué es lo que sucede? ¿Qué es lo que está pasando? se preguntas miles en el mundo, ¿acaso es resultados del maltrato humano a nuestra Tierra? ¿acaso son simplemente resultado de las leyes naturales?.

La Biblia proclama que en Jesucristo subsiste el control de la naturaleza: Colosenses 1:16-17.

Colosenses 1:16-17

16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

¿Podría Dios prevenir los desastres naturales o determinar el clima?

Deuteronomio 11:17

17 y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto, y perezcáis pronto de la buena tierra que os da Jehová.

Santiago 5:17

17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.

¿Algunas veces causa Dios los desastres naturales como juicio contra el pecado? Puede hacerlo lee:

Números 16:30-34

30 Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová. 31 Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos. 32 Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes. 33 Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación. 34 Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra.

En el libro de Apocalipsis podemos encontrar descripciones de eventos como desastres naturales (Puedes leer los capítulos 6, 8 y 16 de Apocalipsis). Entonces, ¿Es cada desastre natural un castigo de Dios? Absolutamente no.

Así entonces lo que Dios está tratando de decirnos es que la tierra está demostrando las consecuencias que tiene el pecado sobre la creación. La caída de la humanidad en el pecado tuvo efectos en todo, y todo incluye el universo: y, como sabemos somos parte del universo. Todas las cosas en la creación fueron sujetadas a la “vanidad” y a la “corrupción”. El pecado es la causa final de los desastres naturales, así como lo es la causa de la muerte, la enfermedad y el sufrimiento.

Si decimos que los desastres naturales son obras de Dios y confundimos que Él está detrás de todo esto porque simplemente lo quiso, olvidamos por completo entonces todas las maravillas que ha hecho hasta hoy y los milagros que han sucedido a lo largo de la historia. Milagros, incluso en medio de los desastres.

Porque definitivamente Dios trae buenas nuevas en medio de las tragedias, revisemos:

Romanos 8:28

Más que vencedores

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Jesucristo conoce el futuro

Es evidente que nuestro planeta siempre sufrió los embates de la naturaleza, siempre hubo terremotos, tornados, inundaciones, huracanes, hambrunas. Sin embargo existen señales específicas que describe Jesús, como por ejemplo el Evangelio predicado a todo el mundo.

Mateo 24:14

14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Como sabemos, aún falta un gran porcentaje del mundo por conocer la Palabra de Dios, porque en muchos países se ha vuelto difícil predicar La Verdad, pero esto no quiere decir que tendrán que pasar algunos siglos más para su venida. Dios puede revelarse a muchas personas incluso en sueños.

En definitiva, el mundo tendrá siempre guerras, terremotos, pestes y desastres, pero Jesús comparó los últimos días del planeta Tierra con los últimos días antes de que Noé entrara en el arca (Mateo 24:37-39). Ilustró su regreso demorado con la demora de un novio en aparecer en su boda (Mateo 25).

La importancia de entender que los terremotos y desastres naturales son señales del fin

La historia de Adán puede sonar increíble, inverosímil, a cuento de hadas, o lo que quieras, pero lamentablemente para los no creyentes, es verdad. Por ello desde que el pecado entró por la desobediencia de Adán, trajo muerte y alcanzó a todos. Así el hombre dominado por el pecado, se volvió un ser devorador, depredador de todo aquello que le pueda representar ganancia, dinero o placer.

Es por esto que la tierra sufre y gime.

Romanos 8:22

22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;

El propio hombre se destruye y también todo lo que le rodea. El pecado trae consigo la muerte y destrucción.

En la Biblia menciona que estos son inicios de dolores de parto.

Mateo 24:7

7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. 8 Y todo esto será principio de dolores. 

Los dolores previos al parto, son señales de lo que está a punto de ocurrir. Es por esto que debemos estar conscientes que los terremotos y desastres naturales son unos de los avisos previos, señales antes de la Gran Tribulación.

 

Debemos comprender que los desastres naturales definitivamente son señales del cielo, son principios de parto, son las señales que Dios nos envía para entender que el fin de la presente era está muy cerca.

Sí, lo sabemos, habrán muchos que dirán que todos estos desastres son producto de las leyes de la naturaleza, de las placas tectónicas, del calentamiento global y otros momentos previos a los desastres, pero… ¿quien creó las leyes de la naturaleza?

Es necesario tomar en cuenta que estas cosas pasan y tienen su causa y efecto, la causa es el pecado, el efecto los desastres. Por ello debemos velar en todo tiempo, orando, vivir en santidad, para ser dignos de escapar de todas las cosas que vendrán y así llegar a estar de pie frente al Hijo del Hombre.

 

No hay duda que las consecuencias son terribles cuando se vive en pecado, la única manera de escapar de esta situación, es entregándole nuestra vida a Cristo, seguir su camino y orar en todo tiempo para evitar toda clase de mal.

La imagen corresponde al terremoto en Italia de Agosto de 2016

Comenta esto con tus amigos