Inicio Jesús 11 características de las personas sin Dios

11 características de las personas sin Dios

COMPARTIR

Claramente podemos notar cuando una persona no tiene a Dios como el centro de su vida; en su forma de actuar, en sus acciones, en la toma de decisiones, en la amargura o tristeza que refleja, entre otras cosas.

Una vida alejada de Dios, es una vida sin propósito y al vivir así sentimos un vació muy grande en nuestra alma y nuestro corazón, aunque tengamos todo el dinero del mundo, nada suplirá la presencia de Dios en nuestro andar.

Y precisamente las personas que no tienen a Dios como su timón, poseen características típicas de quienes reniegan, rechazan, se alejan o huyen de la Palabra de Jesús.

11 características de las personas sin Dios

Los que desprecian la vida abundante que Jesús nos ofrece como lo dice en Juan 10:10

Juan 10:10

10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

viven de esta manera:

1. Sin Dios y llenos de vicios

Salmos 14:1

Necedad y corrupción del hombre

14 Dice el necio en su corazón:
No hay Dios.
Se han corrompido, hacen obras abominables;
No hay quien haga el bien.

Cuando la necedad se impone en la mente y corazón del hombre, siempre conllevará a consecuencias nefastas.

Cierto día el hermano de un amigo que solía “divertirse” todos los fines de semana en las discotecas, experimentó una vivencia que jamás olvidará por el resto de su vida. Francisco, como lo llamaremos para este relato, decía no creer en Dios y que vivía su vida como mejor le parecía, jamás escuchó mis palabras no solo sobre el Creador, sino consejos en general; jamás escuchó las sugerencias de su madre, ni de sus parientes cercanos; hasta que un accidente fatal luego de manejar su auto en estado etílico lo dejó con parálisis en las piernas para siempre.

Fue entonces que nos contó, después de varios días en coma, que estaba totalmente equivocado y que sintió una presencia sobrenatural mientras aún no reaccionaba, pero no podía describirlo. Cuando supo que no podría caminar por el resto de sus días, se lamentaba amargamente y enojado profería lo peor en contra de Dios.

Aún en este estado no quería arrepentirse por todo lo que hizo y negaba una y otra vez a Dios. Fue después de siete años que finalmente aceptó a Jesús como su Salvador, pero en todo ese tiempo su madre y algunas personas dialogaban con él acerca de la Palabra de Jesús, eso fue tocando sus entrañas y moviendo su corazón.

Lamentablemente tuvo que pasar esta situación para conocer y creer, para dejar de ser necios, para dejar los vicios a un lado y ser libres con Jesús, sin embargo cuando pasa lo peor ya no hay vuelta atrás.

Proverbios 2:13-15

13 Que dejan los caminos derechos,
Para andar por sendas tenebrosas;
14 Que se alegran haciendo el mal,
Que se huelgan en las perversidades del vicio;
15 Cuyas veredas son torcidas,
Y torcidos sus caminos.

Que nadie trunque tus objetivos, tu alegría, tu gozo, no te dejes tentar por las sendas del vicio, no te dejes tentar por el mundo.

2. Sin sabiduría y llenos de pecado

Romanos 1:21-23

21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,

23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Y no esperaron más, cuando el hombre empezó a observar más allá de sus narices, por ejemplo, el cielo y las estrellas, no dudó en volverse necio, en creerse sabio y en glorificar su propia imagen terrenal y hasta de los animales, comparándose con los monos; se olvidó de Dios, dejó de creer en Dios, se burló de Dios e impuso que las futuras generaciones también ignoren al Creador.

Es decir abrieron las puertas a satanás para que triunfe en este objetivo y por ende la tierra se ha cubierto de pecado, latrocinio, contiendas, idolatrías, inmundicia, banalidades, inmoralidades y gran parte de la población ahora es corruptible.

Gálatas 5:19-21

19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

No puedes servir a dos amos, o bien eres un verdadero cristiano con sabiduría de Dios y le sirves a Dios, o bien eres un adorador de satanás haciendo las cosas de este mundo. Ten mucho cuidado con hacer ambas cosas, porque así eres un tibio y los tibios no heredarán el Reino de los Cielos.

3. Sin amor y llenos de altivez, mentiras y odio

Proverbios 6:16-19

16 Seis cosas aborrece Jehová,
Y aun siete abomina su alma:
17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa,
Las manos derramadoras de sangre inocente,
18 El corazón que maquina pensamientos inicuos,
Los pies presurosos para correr al mal,
19 El testigo falso que habla mentiras,
Y el que siembra discordia entre hermanos.

Sabemos que la altivez es sentir un aire de grandeza frente a los demás y como es lógico esta es una característica de las personas sin Dios. Al estar con Jesús en nuestro diario caminar representamos humildad, respeto, amor y comprensión.

La lengua, ni se diga, en ocasiones somos campeones para la mentira. ¿Sabes cuál es el arma más destructiva del ser humano? pues sí, lo adivinaste, la lengua. Este instrumento del cuerpo puede bendecir o maldecir, pero en su mayoría solo maldice y miente sin piedad, característica de las personas sin Dios.

Lo describe claramente en el pasaje citado de Proverbios 6: 16-19, todos quienes se rinden para cumplir lo malo son aborrecidos por Dios.

4. Sin gozo y llenos de amargura y tristeza

Hebreos 12:15

15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;

La amargura y la tristeza son males que se extienden como una pandemia, ¿te ha pasado que alguien se empieza a quejar de todo, es negativa, sufre por todo y finalmente casi logra contagiarte de ese sentimiento adverso? pues en algunas ocasiones dan ganas de darle un coscorrón para que reaccionen, bueno literalmente hablando, porque nunca es bueno la violencia, pero sí da coraje que se llenen tristeza, negativismo y quieran regarlo al resto.

Pero lógicamente este tipo de personas sin Dios, tienen estas características, sin gozo, con amargura y tristeza; no se permiten una vida plena en Jesús y quieren destruir la de otros.

5. Sin paz y llenos de preocupación y tribulación

Deuteronomio 28:64

64 Y Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra.

Lamentablemente los diferentes problemas que día a día tenemos, porque todos tenemos problemas, nos lleva en ocasiones a confiar en religiones y no en el verdadero Dios, entonces vienen todo el tiempo, las preocupaciones, tribulaciones, estamos exaltados, nerviosos, con un alto estrés, que nos impide estar en paz, pero esa paz solo la encontramos en Dios, créanlo, solo en Dios, no en las religiones.

En este versículo de Deuteronomio, cuando Dios nos manifiesta “que servirás a dioses ajenos”, se refiere precisamente a eso, a servir a las religiones y no al Dios verdadero que solo lo encontramos rindiéndonos a Jesús y escudriñando las Escrituras.

6. Sin paciencia y llenos de angustia y estrés

Deuteronomio 31:17

17 y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día: ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí?

¿No me ha venido estos males porque no está mi Dios en medio de mi? Qué te parece esta frase, te suena familiar? Acaso no has pronunciado en varias ocasiones cuando te has encontrado en problemas: ¿Por qué Dios mío? o ¿Por qué a mi? y es cuando te pones a reflexionar y recuerdas que debes acercarte más a Él, no solo los domingos, sino todo el tiempo.

Las angustias, la impaciencia, el estrés, es producto de una vida sin Dios, definitivamente.

Recuerdo una vez una amiga que se enfocaba fervientemente en su examen de física y desbordaba nerviosismo, estrés, preocupación, angustia, pese a que mencionó que había estudiado toda la noche; entonces le dije: ¿de qué te preocupas entonces? si estudiaste ¿no crees que te irá bien? y me contestó que no entendía mucho la información leída. Le manifesté que confíe en Dios, si sus fuerzas no le dan, fue cuando recordó el versículo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Entonces logró calmarse un poco y el resultado del examen fue bastante bueno.

7. Sin ser benignos y llenos de maldad

Romanos 1:28-32

28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

Sin Dios, la gente se vuelve maligna y se complace en hacer el mal, las cosas malas lo ven como algo normal y creen que está bien y que no están realizando nada que perjudique ni a ellos ni al resto.

Sin Dios, la injusticia reina en todos los corazones, la corrupción es quien dirige sus vidas, la inmoralidad predomina por sobre todas las cosas. La necedad ofusca las mentes y terminan haciendo todo lo contrario de la bondad y entonces vienen las catástrofes; si no hay un arrepentimiento verdadero, el infierno les espera sin contemplaciones.

¿No lo crees? cuando lo creas puede ser muy tarde. Créelo YA.

8. Sin ser generosos y sin alegría

Santiago 5:1

Contra los ricos opresores

5 !!Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán.

¿Para qué acumular tantas riquezas materiales, si finalmente nada te llevas cuando mueres?

Conozco mucha gente que tiene mucho dinero y bienes materiales, pero andan más estresados que perro en medio de juegos pirotécnicos; además no disfrutan lo que tienen, no donan nada a las personas de escasos recursos, ni siquiera tratan bien a sus hijos, es impresionante ver este tipo de personas, faltos de alegría, de gozo, de paz, que solo lo proporciona Dios por supuesto. Por todos ellos hay que orar en gran medida, porque si no cambian, definitivamente les espera el infierno.

Existe también mucha gente con grandes fortunas, que, sin negarlo, invierten en obras, donan a fundaciones, son generosos, pero finalmente no creen en Dios. Les recuerdo que lamentablemente si no aceptan a Jesús como su Salvador, también les espera el infierno.

9. Sin fe y llenos de incredulidad

Hebreos 11:6

6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

La falta de fe es un claro signo de estar lejos de Dios, la falta de fe nos conducirá siempre por caminos equivocados y terminaremos en las penumbras.

10. Sin mansedumbre y enojados

Proverbios 14:17

17 El que fácilmente se enoja hará locuras;
Y el hombre perverso será aborrecido.

Un día me encontraba conduciendo un auto, cuando me detuve en una pequeña fila esperando que el semáforo pase a verde para todos continuar con nuestro trayecto, no obstante el primer vehículo que debía partir, no lo hizo, al encenderse la luz verde; del vehículo que lo seguía se emitieron varios pitos muy angustiosos. Bastó solo esta circunstancia cuando el primer conductor salió de su vehículo, tomó una llave de rueda e intentó golpear con furia el auto sucesor, pero el conductor de este se percató y salió rápidamente de su auto, tomando un objeto que encontró en la calle y frenando los impulsos del primero. Por poco se libra una batalla campal, si no fuera porque el resto de conductores empezamos a manifestar que terminen con la discusión y que nos dejen circular a los demás. Pero también en ese momento llegó un patrullero y detuvo la trifulca, hicieron a un lado sus vehículos y pudimos circular, luego ya no supe que habrá sucedido.

Esta historia pudo haber terminado peor, con algún herido o quizá, alguna muerte y solo porque la ira encegueció al primer conductor, sin justificar que el segundo no tenía porqué sonar la bocina de esa manera, pues apenas habían pasado unos segundos desde que el semáforo dio luz verde.

Seguro que conoces historias como esta y en diferentes circunstancias, donde la perversidad se coloca como el primer instrumento de la ira cuando nos descontrolamos y eso es lo que precisamente Dios aborrece.

11. Sin equilibrio actuamos locamente

Deuteronomio 32:4-6

4 Él es la Roca, cuya obra es perfecta,
Porque todos sus caminos son rectitud;
Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él;
Es justo y recto.
5 La corrupción no es suya; de sus hijos es la mancha,
Generación torcida y perversa.
6 ¿Así pagáis a Jehová,
Pueblo loco e ignorante?
¿No es él tu padre que te creó?
Él te hizo y te estableció.

El Dios Santo de Israel cuyos caminos son perfectos, conmina a todos quienes nos consideramos cristianos a guardar el equilibrio en todo lo que hacemos, a tener una balanza de nuestros actos, a colocar todo en su medida correcta.

No nos dejemos engañar por las cosas de este mundo y aun por los falsos profetas que han aparecido, debemos ser cautelosos y leales a nuestro verdadero Dios; la única manera de serlo es siguiendo sus mandamientos, sus doctrinas y todo la sabiduría de Dios reflejada en la única y perfecta Palabra de Dios.

Comenta esto con tus amigos