Inicio Historia La historia de Jesús no comienza en el pesebre

La historia de Jesús no comienza en el pesebre

COMPARTIR

Muchos creen que Jesús nació un 25 de diciembre hace más de dos mil años en un pesebre en Belén y que allí comienza su historia, olvidándose por completo que Jesús mismo es Dios, por lo tanto su nacimiento solo responde a un propósito terrenal.

Antes de adentrarnos en este conocimiento, es bueno recordar qué significa la Navidad y de dónde surge esta palabra para dar paso a la celebración que hoy conocemos. Navidad viene del latín nativitas y significa “nacimiento”, es decir que en estas fechas recordamos el nacimiento terrenal de Jesús, tan tergiversado y venido a menos en estos últimos tiempos.

Si quieres ampliar este tema, lee por favor:

Cuando nació Jesús

La carta de Navidad que jamás habrías imaginado

Los tres reyes magos no eran tres

En estas épocas, muchos se estresan pensando en los bienes materiales, dejando a un lado completamente lo que realmente importa: la vida espiritual, el conocer verdaderamente a Jesús, el extinguir de una vez por todas las tradiciones y religiones, que no nos conducen a ninguna parte.

Para unos la navidad es solo la cena, la reunión con los familiares y/o amigos y los adornos navideños; andan muy preocupados por saber qué cocinarán para la “cena de Navidad” o cómo harán el pavo en esta ocasión, pensando solo en “qué dirán mis familiares o amigos si me sale mal el pavo”; preocupados también por renovar el árbol de navidad, los adornos navideños y demás, es decir intranquilos por cosas insignificantes.

Para otros la Navidad es solo los centros comercial, las compras, los salones de belleza o ganarse la lotería. Andan como locos en los centros comerciales buscando descuentos para comprar, en muchos casos, objetos que no necesitan y así endeudarse sin límites; están estresados, sobre todo estresadas, en arreglarse en los salones de belleza, para las reuniones que se generan en estas épocas, sea en el trabajo, con los amigos o directamente al famosa cena de navidad en casa; ruegan por ganarse la lotería, que en estas fechas también ofrecen premios “extraordinarios” para supuestamente tener dinero y ser feliz.

Para otras personas, la Navidad solo sirve para salir de deudas o pagar muchos gastos que no lo han podido hacer durante el año; con los sobresueldos que estilan pagar las empresas públicas o privadas piensan salir de su déficit, sin embargo pasan un par de meses y vuelven a endeudarse más de lo normal.

Toda esta locura camina al son de actos religiosos, obras de teatro donde supuestamente se recuerdan cómo fue el nacimiento de Jesús y otros tantos eventos de supuesta solidaridad, donde una vez concluido el mismo se terminan las buenas obras.

La Historia de Jesús no empieza en el pesebre

Por ello debemos entender lo que verdaderamente significa Dios, para poder actuar conforme su voluntad y celebrar, si se quiere la Navidad, pero apegados estrictamente a su Palabra.

Muchos creen que la historia de Jesús empieza en Belén, en el pesebre. Nada más lejos de la realidad.

Porque Jesús mismo es Dios, Jesús es inmutable y jamás cambia.

Hebreos 13:8

8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Jesús es el Todopoderoso, Jesucristo es Dios eterno.

Apocalipsis 1:8

8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

Creo que vamos comprendiendo ¿verdad? Jesús es el principio y fin, pero no de él mismo, entiéndase bien, porque Dios es eterno y lo eterno no tiene principio, ni fin, ni espacio ni tiempo, porque Jesús es eterno y es el Creador de todo.

Juan 1:1-3

El Verbo hecho carne

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

2 Este era en el principio con Dios.

3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Por ende, para que vayamos comprendiendo este tema, siendo Jesús mismo Dios y el Creador de todo cuanto existe ¿Cuándo decide convertirse en ser humano y por qué?.

Filipenses 2:5-11

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Siendo Dios supremo y Señor de Señores ¿por qué decide convertirse en ser humano y experimentar la vida física? El problema y la solución se dan precisamente en el huerto del Edén.

Génesis 3:1-6

Desobediencia del hombre

3 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;

3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.

4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;

5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

Hasta aquí ha surgido el problema con los primeros seres humanos, cuando desobedecieron el mandato de Dios y decidieron seguir la voz del mal para pecar. Entonces Dios anunció la solución al pecado cuando Él mismo por amor determina convertirse en hombre terrenal y salvar a la humanidad, es cuando ocurre la primera profecía mesiánica que lo podemos conocer en Génesis.

Génesis 3:15

15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

En este versículo ya habla de la llegada de Jesús que, recordemos, es el mismo Dios, para hacerse hombre terrenal y salvar a los seres humanos.

El nacimiento de Jesús como hombre terrenal y los eventos referentes al mismo ya fueron profetizados muchos años antes de que ocurrieran.

NoFecha ACProfecíaA. T.N. T.
1Nacería de una mujerGn 3:15Lc 1:26-38
2742Nacería de una virgenIs 7:14Mt 1:18-25
31042Sería del linaje de David2 S 7:12-13Lc 1:27-32
41023Sería adorado por sabiosIs 60:6Mt 2:11
5710Nacería en BelénMi 5:2Mt 2:1
61452Una estrella aoareceríaNm 24:17Mt 2:2
7698Una estrella revela su nacimientoIs 60:1-3Mt 2:9-10
8590Adorado por pastoresJer 33:12-16Lc 2:8-20

Todas las profecías antes de Cristo se encuentran en el Antiguo Testamento y se cumplen en el Nuevo Testamento. Por lo tanto Él es el Mesías, aunque muchos judíos y musulmanes aún no lo crean.

Ni Buda, ni Muḥammad o mal llamado Mahoma, ni Krishna, ni ningún filósofo o personaje de este tipo ha sido profetizado para su nacimiento, además que en sus tumbas están sus restos. En cambio Jesús es el Mesías, Jesús es Dios, Jesús resucitó de entre los muertos cuando se hizo hombre y murió por nuestros pecados para que se cumplan las profecías acerca de su nacimiento, vida, muerte y resurrección.

Si tienes alguna duda o comentario puedes escribir en las cajitas de comentarios, siempre con altura y respeto…

Comenta esto con tus amigos

DEJA UNA RESPUESTA