Inicio Jesús Todo el bochinche y celebraciones navideñas nada tiene que ver con Jesús

Todo el bochinche y celebraciones navideñas nada tiene que ver con Jesús

COMPARTIR

La gran mayoría de personas en el mundo entero, incluso los no creyentes, se preparan para la “gran celebración de navidad”, preparan el bochinche, la comida, los lujos, la cena, los regalos, los  mejores trajes, la mejor vestimenta, la abundancia, los adornos, los pesebres, el árbol, la iluminación y todo listo para la “noche buena”.

La pregunta del millón ¿Y dónde está Jesús?

Todo lo que hacen es totalmente contradictorio con el verdadero mensaje que Jesús vino a dar al mundo. Escrito está en 2 Corintios 8:7-9

2 Corintios 8:7-9

7 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.

8 No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.

9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Cuando habla de riqueza no quiere decir bienes materiales, habla de toda la riqueza espiritual que Él representa. Jesús se hizo hombre y fue humilde, despojándose de todas sus riquezas para que todos comprendiéramos el significado de su nacimiento, nos libremos del pecado, lleguemos a ser ricos en espiritualidad y consigamos la vida eterna.

A pesar de que muchos dicen celebrar el nacimiento de Jesús, la forma en que lo hacen, nada tiene que ver con lo que pasó en Belén.

Lucas 2:1-7

Nacimiento de Jesús

2 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.

2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.

3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.

4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.

6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.

7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Fíjate cómo fue el nacimiento de Jesús, María tuvo que alumbrar en un lugar que era destinado a los animales, porque no había sitio en el mesón, mesón quiere decir posada.

El hecho de que haya nacido en Belén y en un pesebre tiene un significado demasiado importante, no fue un hecho casual.

Lee También: La Historia de Jesús no comienza en el pesebre

En primera instancia Belén significa Casa de pan y un pesebre quiere decir un recipiente donde comen las ovejas, por ende el lugar, la forma y el modo tiene 3 significados con relación a su nacimiento.

1. El lugar

El dueño de todo demostró humildad al nacer en un pesebre, constituyéndose en un ejemplo para toda la humanidad.

Mateo 11:28-30

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

En muchas ocasiones confundimos la humildad con la pobreza, ojo con esto, la pobreza nada tiene que ver con la humildad, humilde quiere decir una persona con sencillez en su corazón, con amabilidad, jamás mirar por encima del hombro a tus semejantes; Jesús, siendo el dueño de todo, Rey de reyes y Maestro, bajó a la tierra y dio muestras de humildad, servicio y amor a los demás. Ese es el ejemplo que debemos seguir.

Lee también: La Carta de Navidad que jamás habrías imaginado

Olvídate de las extravagancias y la ostentación, recuerda que la humildad y el servicio debe primar ante todo; no olvides aquella frase: “El que no vive para servir, no sirve para vivir”. Celebra la Navidad con humildad, recordando cómo nació Jesús y para qué nació Jesús.

2. La forma

El hecho de que haya sido envuelto en pañales fue una señal para los pastores, con el objetivo de que comprendieran quién era y que había nacido, terrenalmente hablando, el Rey de reyes para salvar nuestros pecados.

En esa época nadie utilizaba pañales, por ello esta señal fue prodigiosa para los pastores con sus corderos, indicándoles que Él era el salvador del mundo.

Hoy en día se ha hecho una mezcla de animales cuando “hacen el pesebre”, se coloca, vacas, caballos, ovejas, cerdos, gallinas y muchos otros ejemplares, tergiversando las leyes de Dios, quien claramente manifiesta que no se deben mezclar los animales, además de las semillas e incluso los materiales con que se realiza la vestimenta. Allí en esa cueva, donde nació Jesús, solo era ocupado por ovejas.

Levítico 19:19

19 Mis estatutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas, y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos.

No olvides que Jesús es el sacrificio perfecto y sin mancha que Dios escogió para salvarnos de nuestra maldad.

3. El modo

Jesús nace en Belén y fue puesto en un pesebre, recuerda de Belén quiere decir Casa de pan y pesebre, comedero de ovejas; por lo tanto Jesús es el pan del cielo que nos llena y alimenta.

Juan 6:25-40

Jesús, el pan de vida

25 Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?

26 Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.

27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?

29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

30 Le dijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces?

31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.

32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.

33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.

34 Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.

35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.

37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

39 Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.

40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Y ester pan sería partido por todos nosotros para salvarnos y perdonarnos.

Mateo 26:26-29

26 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

De esta forma, conociendo todo esto, sino celebras a Jesús como el Siervo, Salvador y Pan de Vida, no tiene nada que ver con él; todo lo que hagas solo será ruido y bochinche sin sentido.

Lee también: La verdadera historia de Santa Claus Nicolás De Bari

Cristo hizo todo el sacrificio para que todos seamos libres, entendamos este significado, si no lo comprendemos, simplemente estamos olvidando todo lo que Él hizo por nosotros y la Navidad se convierte en una mera tradición, en una simple religión.

Otro buen consejo que te ofrecemos, vive a Jesús todos los días, no solo acuérdate de Él en Navidad o Semana Santa, sino todo el tiempo.

Con información de Pr. Arturo Norero / Casa de Oración Dile a un Amigo

Comenta esto con tus amigos